abulia sintomas y tratamientos

Síntomas y tratamientos de la abulia

¿Estas sufriendo falta de motivación y desgano? Podrías estar padeciendo de abulia. Descubre aquí sus síntomas y tratamientos.

La abulia se caracteriza por sentimientos de apatía y falta de motivación, y el habla lo demuestra. El paciente no tiene ganas de hacer nada y esto puede ser un signo del inicio de la depresión.

Hoy vamos a hablar sobre el tratamiento y los síntomas de la aboulia. «No tengo la energía para no hacer nada», «No me interesa», «Lo intento, pero no puedo». Estas son las frases más comunes que usan los pacientes durante las sesiones de terapia. De lo que hablan con estos síntomas a menudo se conoce como abulia.

La abulia es una forma de apatía extrema y se manifiesta en una falta de interés, voluntad y energía para realizar cualquier actividad. Puede tener una causa relativamente simple o ser el resultado de algo más complejo.

Síntomas asociados con aboulia

Hay una serie de síntomas que pueden indicar la presencia de aboulia. Algunos de los síntomas que están en el punto de esto pueden incluir:

  • Falta de motivación e interés por realizar cualquier tipo de actividad, ya sea placentera o más rutinaria, como actividades laborales o académicas.
  • Pérdida de la capacidad de sentir placer.
  • Reconozca que hay cosas que deben hacerse o al menos comenzar, pero esto no está sucediendo. La abulia conduce a la procrastinación .
  • La pérdida de interés también se manifiesta a nivel de relación. Problemas de comunicación (sin interacción, respuestas monosilábicas, sin inicio o continuación del diálogo). 
  • Pérdida del interés por mantener relaciones amorosas o íntimas.
  • Descuido de la higiene personal o aspecto físico.
  • Embotamiento emocional: indiferencia o dificultad para responder a las situaciones que vive.
  • Movimientos lentos o inhibición motora.
abulia causas sintomas y tratamiento

La gravedad del síntoma es fundamental aquí. Su presencia en sí misma no debería ser un problema, ya que la mayoría de las personas a veces tienen dificultades con la motivación o falta de energía para iniciar actividades.

Se convierte en un problema si el síntoma persiste con el tiempo. También debe tenerse en cuenta que la aboulia se presenta a menudo en los trastornos del estado de ánimo, como el trastorno distímico o la depresión.

¿Qué causa la abulia?

Como ocurre con casi todas las cuestiones o problemas de la psicología, no existe un origen único. Al contrario, todo depende del trastorno del que estemos hablando. En ciertos casos, los cambios neuroendocrinos pueden ser una causa, debido al aumento de la producción de cortisol .

O a nivel neurológico, algunos hallazgos de investigación apuntan a problemas estructurales o funcionales en diferentes partes del cerebro, como lesiones en los ganglios basales.

En los trastornos del estado de ánimo como la depresión, se sabe que los cambios en los neurotransmisores serotonina, norepinefrina y dopamina afectan la motivación. Como tal, recetar antidepresivos es una opción de tratamiento.

Sin embargo, la aboulia también puede ocurrir junto con factores psicológicos o psicosociales, como la presencia prolongada e intensa de situaciones estresantes o experiencias traumáticas.

¿Cómo se diagnostica Abulia?

Dada la complejidad del fenómeno y las muchas causas posibles, el diagnóstico de aboulia debe incluir un examen completo que considere factores neurobiológicos y psicológicos.

Es importante considerar varios aspectos individuales, la vida de la evaluación del paciente y los posibles efectos secundarios que pueden afectar. También es importante considerar si los factores sociales causaron o prolongan la aboulia.

Cuando se sospecha de abulia, las conversaciones con el paciente son de suma importancia, pero el testimonio de los familiares también puede ayudar. Se puede diseñar un mejor plan terapéutico cuando se dispone de la mayor cantidad de información posible.

Tratamientos disponibles

El tratamiento depende en gran medida del diagnóstico. Como se mencionó anteriormente, la abulia puede ser uno de los síntomas de varias afecciones. En general, se puede recomendar una combinación de psicoterapia y medicación, si se considera necesario.

En cuanto al tipo de terapia, la terapia cognitiva es una de las más utilizadas. Esto tiene como objetivo modificar las creencias y pensamientos que el paciente pueda tener sobre sí mismo y la situación actual.

La activación conductual es otro tratamiento de uso común. La psicoeducación también es muy importante, tanto para comprender mejor el problema como para poner al paciente en el centro de su propio cambio. Esto les permite tomar medidas de autocuidado y mejorar poco a poco su calidad de vida.

Consejos para evitar que abulia se apodere de tu vida

Uno de los mayores problemas de la abulia es el círculo vicioso que a menudo se desarrolla. Por ejemplo, si alguien pierde interés en sus relaciones, se desanima, lo que refuerza aún más la aboulia. Dar pequeños pasos puede ayudar a romper esta espiral.

Pedir ayuda ya es un desafío para las personas con aboulia. En general, la apatía, la baja autoestima y las inhibiciones emocionales actúan como obstáculos para mejorar el problema en estas personas.

Celebra tus logros por mínimos que sean

Para las personas con aboulia, todo, por pequeño que parezca, es una misión difícil. Cualquiera que quiera ayudar debe, por tanto, intentar involucrarlo gradualmente en actividades pequeñas y realistas.

Por ejemplo, pídales que den una caminata de 30 minutos durante el día . Si tienen éxito, reconozcan y celebren este logro, lo que los motivará y apoyará para continuar en la misma dirección.

Introducir nuevos hábitos

También es muy importante centrarse en buenos hábitos como una dieta equilibrada, ejercicio e higiene del sueño. La psicoterapia suele trabajar en la programación de las actividades diarias como técnica de intervención. Esto significa que el paciente recibe una confirmación cada vez que logra completar algo.

Aníma al paciente a realizar nuevas actividades

Las personas con aboulia no quieren participar en ninguna actividad porque no tienen motivación. Sin embargo, quienes los rodean pueden alentarlos a aceptar propuestas incluso si sienten que no tienen energía. De esa manera, es más fácil manejar la situación y ayudarlos a recuperar el interés.

La familia y los seres queridos pueden ayudar brindándoles apoyo emocional, fomentando una mayor interacción social, alentándolos a hablar y expresando sus emociones y sentimientos. Como parte de la recuperación, los planes generalmente involucran no solo la participación del terapeuta y el paciente, sino también de la familia.

Abulia no se puede curar de la noche a la mañana

Trabajar en abulia requiere paciencia. Los pasos pueden ser pequeños, pero es una gran hazaña darlos y ponerse en movimiento. Establecer metas realistas es la clave de cualquier tratamiento para no causar frustración .

Sin embargo, es igualmente importante contar con un entorno de apoyo y personas que ayuden al paciente a sentirse mejor, ya que el aislamiento social agrava aún más la afección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.